Los hoteleros acogen con optimismo la flexibilización de medidas sanitarias y los requisitos de entrada en España para turistas extranjeros

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) considera que es una buena noticia que se flexibilicen las medidas sanitarias y los requisitos de entrada de viajeros internacionales en España, aunque acogen estas nuevas pautas con cautela y haciendo un llamamiento a la responsabilidad personal de los ciudadanos.

Para la patronal, la flexibilización del uso la mascarilla, la apertura de mercados emisores como EE. UU. y la inminente aparición del Certificado Digital en el ámbito Schengen de la UE presentan una oportunidad de ir abriendo el mercado turístico este verano, no solamente a los viajeros nacionales -turismo que parece estar funcionando razonablemente, sobre todo, en el ámbito peninsular-, sino también a los clientes internacionales de destinos clave.

En este sentido, CEHAT subraya que el sector esperaba desde hacía mucho tiempo los hitos que se han ido consiguiendo. Sin embargo, la Confederación recalca que no se debe perder de vista que “aún estamos en pandemia, que sigue habiendo contagios, que hay algunos países donde la situación está retrocediendo y que puede aún empeorar en pocos días en algunos destinos turísticos. La patronal apuesta, por tanto, por el ejercicio de un turismo seguro como una de las opciones más loables para seguir manteniendo este nivel de relajación de las medidas. Algo por lo que el sector alojativo ha trabajado y ha demostrado desde el inicio de la pandemia con la aplicación de medidas como, por ejemplo, los protocolos anti-COVID-19 para el sector alojativo.

CEHAT subraya que es importante que se produzcan esta apertura y desescalada y hace un llamamiento a la población para mantener esta situación que es, sin duda, mucho más ventajosa que la del verano pasado”. Por ello, los hoteleros recuerdan que la pandemia sigue presente y que se están cambiando obligaciones generales por responsabilidades personales. “Debemos ir acompasando esta desescalada general con una escalada en la mayor responsabilidad en el comportamiento personal. La relajación de las medidas significa que tiene que aumentar la responsabilidad individual. A menos medidas generales obligatorias, más medidas personales voluntarias como guardar las distancias de seguridad, porque es la única manera de preservar la salud primero y seguir colaborando al aumento de la actividad económica, subraya Jorge Marichal.