La consultora granadina SATOUR diseña Q-Beach, un plan de organización y balizamiento para salvar las playas este verano y ofrece asesoramiento gratuito a ayuntamientos de toda España para su implantación. El sistema ya ha sido validado por el Instituto de Turismo Responsable

Se trata de una solución basada en ofrecer soporte a los consistorios de zonas costeras aplicando una serie de medidas con el objetivo de adecuar las playas de una forma sencilla, económica e inmediata.
Las grandes pérdidas ocasionadas en el sector turístico por la propagación del Covid-19 han hecho que la empresa granadina Satour, dedicada a la consultoría turística, desarrolle conjuntamente con el Instituto de Turismo Responsable, un nuevo modelo sostenible que permita a los Ayuntamientos, con carácter urgente, gestionar la adecuación de las playas de cara a este verano 2020 que oficialmente dará comienzo en poco más de un mes.
Este Plan de Reactivación del Turismo de Playa nace como respuesta al clima de desconfianza e incertidumbre que vive este sector, cuya continuidad está ligada a un trabajo conjunto entre las autoridades y la empresas que ya han realizado grandes inversiones para acondicionar sus negocios respetando las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno para proceder a su reapertura pero que dependen en gran medida de que los consistorios gestionen el nuevo modelo de playa que propicie la llegada de turistas y veraneantes.
La llegada turistas y la masificación de las zonas con playa puede suponer una gran oportunidad para los negocios de las localidad costeras, pero será necesario que previamente las autoridades adapten los espacios y ofrezcan una solución viable en el tiempo y de fácil entendimiento.
Por ello, el equipo de Satour, ha desarrollado un programa piloto para la organización de las playas. Como explica Roberto Álvarez, promotor del proyecto Q-Beach, “lo que se busca es ofrecer una herramienta que permita a los Ayuntamientos organizar el espacio para permitir que la población disfrute con las medidas de seguridad suficientes y los empresarios tengan clientes a los que atender, mitigando así el devastador efecto que se espera en los negocios de estas zonas.”
Mediante una segmentación y balización de la playa, se consigue aportar referencias visuales de fácil reconocimiento a los usuarios para ayudar a mantener las distancias de seguridad. La propuesta establece una delimitación de las zonas por sectores, estos se dividen en subsectores que a su vez se dividen en módulos y por último, en parcelas. Del mismo modo, se establecen carriles para el tránsito de entrada y salida y de acceso a la zona de baño.
La propuesta de Satour es la utilización de un sistema de fabricación modular, económico y deslocalizado, sin instalación ni mantenimiento, sin tecnología y de fácil identificación y comprensión para el usuario, así mismo, Roberto recomienda que su fabricación se haga en empresas locales para reactivar a su vez la economía cercana.
Álvarez hace hincapié en que el estudio se ofrece sin ningún tipo de interés económico. “Queremos ayudar a la reactivación de la economía en el sector turístico y con ello, a miles de empresas que dan trabajo a millones de personas en todo el litoral. Ofrecemos un servicio de asesoramiento gratuito para ayuntamientos de toda España para la aplicación de esta metodología cuya instalación tiene un coste aproximado de 50 euros por unidad que deben recaer íntegramente en empresas locales ”.