Juan Marín destaca el tirón del sector turístico andaluz en la recuperación económica de España

El vicepresidente andaluz y consejero de Turismo ensalza el trabajo de las empresas y las medidas de apoyo impulsadas por el Gobierno de la Junta de Andalucía

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha destacado este miércoles que el sector turístico andaluz “ha tirado del tren en el momento más importante para este país: sin turismo no nos hubiéramos recuperado de la manera en que lo hemos hecho”. Así lo ha indicado en el transcurso de la inauguración de las jornadas ‘Andalucía hacia el futuro’ que ha organizado Europa Press.

En su intervención, ha resaltado la rápida recuperación del sector “después de meses durísimos para muchas empresas y trabajadores, que hicieron un importante esfuerzo por mantener el pulso y la actividad durante los peores meses de la pandemia, que lo han convertido en el motor de la economía”. Esta labor ha permitido que Andalucía se consolide como un destino con una alta satisfacción de su oferta turística y una marca muy reconocida en el mundo, lo que ha supuesto lograr el mejor dato histórico en visitantes nacionales durante el verano y augurar una interesante proyección para los meses de otoño.

Para Marín, estos resultados no son casualidad. “La reactivación ha encontrado en Andalucía un terreno económico mucho más despejado y fértil para la inversión, con menos trabas administrativas y fiscales, además de un importante respaldo en ayudas a todo tipo de actividades y empresas. Hemos creado en Andalucía un Sillicon Valley del turismo, que aún tiene mucho margen de crecimiento, pero que ya es el origen del futuro turístico del país”.

En este sentido, ha asegurado que ha sido clave “poner en el centro de las decisiones las necesidades de los autónomos, pymes y empresarios turísticos, que son los que generan riqueza y empleo”. Desde la Administración andaluza, ha apuntado, se han puesto en marcha medidas y reformas para respaldar al sector. Así, se ha referido a los más de 1.400 millones de euros designados para impulsar la recuperación de las pymes, autónomos y trabajadores de todos los sectores. En concreto, dentro de la actividad turística, las ayudas a empresas, profesionales y municipios se han elevado a 300 millones de euros.

El vicepresidente ha valorado igualmente la estabilidad política, económica y jurídica de Andalucía, basadas en “la simplificación administrativa, la competitividad fiscal, la agilización de proyectos empresariales y el consenso con agentes sociales”.

Algunos de los hitos de estos pilares son la eliminación de hasta 600 trabas administrativas, el ascenso de Andalucía del 16º al 6º lugar del ranking de competitividad fiscal autonómica o, entre otras, reformas como el decreto de clasificación hotelera, la nueva Ley del Suelo o la Unidad Aceleradora de Proyectos en la que se impulsan inversiones turísticas de gran calado.

El vicepresidente andaluz ha dejado claro que para este Gobierno “la competitividad turística no se mide sólo en tasa de ocupación, sino, sobre todo, en la fortaleza empresarial. El sector ha sufrido una pandemia, no una crisis, y ahora necesita instrumentos y herramientas que le permitan sacar adelante sus proyectos de negocio; y ahí tenemos que estar las administraciones”.

Marín ha recordado que, de la partida de los fondos Next Generation que el Gobierno de la Nación va a destinar al Turismo, 3.400 millones, el Estado, por el momento, solo ha asignado a Andalucía 209, el 6% del total. “Una partida insuficiente si tenemos en cuenta que, solo en la línea de los planes de sostenibilidad, ya se han presentado proyectos andaluces que superan los 500 millones de inversión”. Además, ha incidido en que estas iniciativas “tardarán unos años en desarrollarse” y ha recalcado la importancia de “poner en marcha medidas a corto plazo para que haya futuro en el sector”.

Para avanzar en esta senda de crecimiento y apoyo al turismo, ha reivindicado para el turismo la declaración de sector estratégico a nivel nacional, por lo cual “se hace necesario contar con un marco jurídico, fiscal y financiero adecuado”, además de otras medidas como la bajada del IVA turístico, la puesta en marcha de financiación e incentivos para la formación y el empleo, o la simplificación administrativa.

Otra de las líneas de trabajo de la Consejería de Turismo es fomentar y generar un ecosistema fuerte de emprendimiento, apostando por el impulso de la colaboración entre empresas y una red de startups que potencie la innovación. “Nuestro objetivo es ayudar e impulsar la transformación digital y, por ello, hemos lanzado ayudas económicas específicas vinculadas a los procesos de digitalización”.

Todo este marco de trabajo para el Turismo del futuro se ha plasmado en el Plan General de Turismo Sostenible de Andalucía (Plan META 2027), que se presentó hace unas semanas al sector, “para que nuestra industria turística esté en el siglo XXI”.

Entre los objetivos de este plan, destacan el aumento de la contribución del turismo a la economía andaluza, incrementando los ingresos por turista un 3% de media anual acumulativa, la mejora de la calidad del empleo, un crecimiento del 2,5% la media anual acumulativa de personal ocupado en el sector, la optimización del proceso de adaptación y transformación tecnológica, especialmente en zonas rurales y de interior, y el impulso de la sostenibilidad de la industria turística.