El turismo exige prolongar los ERTE en 2022 ante la débil reactivación de actividad

Hoteles, restaurantes, bares, agencias de viajes, aerolíneas, autobuses o cruceros van a ponerse la venda antes de hacerse la herida. La caída del turismo extranjero en tem- porada alta, compensada solo parcialmente por el tirón del nacional, ha provocado que apenas se haya alcanzado el 50% de los viajeros del vera- no de 2019 y que solo se haya recuperado el 55% de los empleados en ERTE desde que arrancó el año.

De los 738.969 empleos suspendidos en enero, la gran mayoría por causa de fuerza mayor derivada del Covid 19, se ha pasado a 331.486 en julio, con la reincorporación al mercado laboral de 407.483 trabajadores. El final del vera- no se aproxima y excepto Canarias, cuya temporada alta es en invierno, y algunos des- tinos de la Costa del Sol y de la Comunidad Valenciana, el resto de actividades tendrá que echar la persiana hasta el vera- no de 2022.

Sin ayudas directas

En este contexto, las patro- nales y lobbies van a poner el acento a la vuelta de vaca- ciones en la prórroga de los ERTE como la única mane- ra de evitar despidos masivos ante un escenario en el que la recuperación no se atisba hasta el verano de 2022. José Luis Zoreda, vicepresidente ejecuti- vo de Exceltur, exige que este mecanismo se mantenga hasta finales del año que viene y también reclama que no se suprima la contratación tem- poral en la futura negociación de la reforma laboral. “La tem- poralidad es clave para el sec- tor, ya que afecta al turismo de forma muy diferente al resto de sectores”.

En esa misma línea, Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, remarca que la incertidumbre en la que vive el sector obliga a que se extiendan los ERTE en 2022. “Han sido las verdaderas ayu- das directas que no ha recibido el sector. Hay que mantener- lo hasta que no se recupere un cierto nivel de normali- dad. Sigue habiendo una base de inactividad muy alta en la hostelería: no funcionan las barras, no hay servicio en los interiores y siguen limitados aforos y horarios”, resume. En su opinión, los ERTE son el único mecanismo que en la actualidad garantizan el man- tenimiento del empleo y la supervivencia de las empresas. Gallego asegura que le trasla- darán este mensaje a la vice- presidenta tercera y ministra de Trabajo en la reunión que mantendrán el próximo 2 de septiembre los integrantes de la Comisión negociadora del Acuerdo Laboral de Ámbito Estatal para la Hostelería, en el que están las patronales Cehat y Hostelería de España y los sindicatos CC OO y UGT.

El impacto de los ERTE por actividades, sin  embar- go, no ha sido el mismo. Los dos sectores más beneficiados han sido la hostelería (bares, restaurantes y  cafeterías)  y los hoteles. La hostelería ha podido recuperar a 259.417 empleados en lo que va de año, un 68% del personal en ERTE, y los hoteles han hecho lo mismo con 165.818 trabaja- dores, un 50,9% del personal en ERTE. Ambas se han visto beneficiadas por la tempora- da alta y el tirón del turismo nacional, pero al mismo tiem- po están amenazadas por la llegada de la temporada baja, lo que puede provocar que muchos de los trabajadores recuperados vuelvan al ERTE y estos recuperen las cifras del inicio de 2021.

El 50% de los ingresos

En el otro lado aparecen las agencias de viajes, quizá la actividad más perjudicada por la ausencia de viajeros. De los

21.213 empleos suspendidos solo ha podido recuperar 5.677 trabajadores, apenas un 27%. Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), reclama la prolongación  de los ERTE con el mismo esque- ma de bonificaciones hasta la primavera de 2022. “Somos la actividad del turismo que más personal tiene con el empleo suspendido. Queremos  evi- tar a toda costa que se nos meta en el mismo saco  que los hoteles  o  el  transporte. Es importante que  se  sepa que saldremos más tarde”. De hecho recalca que los ingresos no han superado ni la mitad de los alcanzados en la tempo- rada alta, ya que ha fallado el turismo extranjero, junto con el de negocios y convenciones.

En el transporte aéreo

Empleo. El sindicato Sepla, que representa a los pilotos, ha abierto una  batalla  con las aerolíneas por el mante- nimiento de los ERTE. De los 13.936 empleos suspendidos en enero se ha pasado a 7.915 a finales de julio, un 43,2% menos. Con el tráfico aéreo al 76% de lo que fue antes de la pandemia (183.267 vue- los en julio) y  el  volumen de viajeros en un 50%, el sindicato defiende que es el momento para abandonar los ERTE y buscar alternativas en la negociación colectiva y denuncian la mala situación económica de numerosos pilotos y resto de tripulantes ante la merma de ingresos.

 

Esta información ha sido publicada en el diario Cinco Días CARLOS MOLINA