Valoración turística empresarial del año 2019 y expectativas para 2020

Valoración turística empresarial del verano de 2020   

• Se cierra un verano marcado por el desplome histórico de 39.903 millones de euros menos de actividad turística en España durante los meses de julio, agosto y septiembre de 2020 respecto a los mismos meses de 2019 (una caída del -69,2%), debido a las crecientes restricciones a la movilidad, cuarentenas, cierre de fronteras, pérdida de confianza y el deterioro económico.

• El empleo turístico sigue siendo el más dañado y el de más lenta recuperación, con aún 595 mil empleos afectados por la pandemia hasta septiembre. Ello es debido a la reducción de afiliados (281 mil menos que en 2019) y al alto número de personas en ERTE (315 mil: El 42% de los trabajadores estaban aún en ERTE en septiembre). La suma de ambos supone una caída del -28,5% respecto de septiembre de 2019, muy por encima del resto de la economía española, cifrada en el-3,6%.

• El verano se ha visto condicionado por una demanda extranjera inexistente (con caídas superiores al 80% en número de noches y gasto) y una demanda española en niveles un 30% por debajo de la de 2019, a pesar de la libertad de movimiento. Ello ha sido debido a las cautelas a la hora de viajar ante el miedo al contagio y el predominio de productos de escaso impacto en la industria: desplazamientos de proximidad, predominio del coche particular, el uso de viviendas propias o de familiares o amigos, y un escaso consumo en propuestas de ocio.

• Con todo ello y a pesar de ser su temporada alta, las ramas/empresas relacionadas con el turismo son las que más sufren el descenso de sus ventas en el tercer trimestre de 2020, según la Encuesta de confianza de EXCELTUR: hoteles (-70,8%), agencia de viajes (-82,2%), las empresas de transportes (-67,4%), el alquiler de coches (-62,6%) y las empresas de ocio (- 65,8%), mientras las empresas industriales caían un -11,2% , y las de servicios un -13,8%, hasta julio, según el INE.

• Las ciudades (Madrid -88,2% y Barcelona -93,7%), los destinos insulares (la isla de Mallorca -85,0%, Tenerife -82,8%, Lanzarote -81,5% o Ibiza -77,6%) registran las caídas más pronunciadas, mientras que en la costa norte (-7,6% en la Costa Verde de Asturias o -24,5% la Costa da Morte en Galicia) y en las zonas del litoral de Cádiz (-42,0%) y de Huelva (-48,9%) las caídas han sido más moderadas.

Estimaciones para el cuarto trimestre, revisión de la caída de PIB al cierre de 2020 y primeras estimaciones empresariales sobre la deseada recuperación a partir de 2021

• El cuarto trimestre anticipa una situación límite, ante los nuevos rebrotes de la pandemia, con caídas de ventas de las empresas turísticas, estimadas de hasta un -77,6% según la Encuesta de Confianza Empresarial de EXCELTUR cerrada el pasado 1 de octubre, 16 puntos de caída adicional a la esperada a mediados del mes de agosto.

• El deterioro de las expectativas se extiende por todas las empresas/subsectores y destinos de la cadena de valor turística. Las previsiones de caídas de ventas para el cuarto trimestre se elevan al -82,7% en el caso de las agencias de viajes, al -82,5% en los hoteles tanto urbanos como vacacionales, (con un descenso del -77,8% en Canarias que representa el 25% de todo el impacto turístico de España en estos meses), al -72,5% en las de transporte, el -70,5% en el ocio y el -60,1% en rent a car.

• Ante esta situación, revisamos a la baja la estimación del PIB turístico español al cierre de 2020, con una caída del -69,6% lo que supone un descenso de actividad (Directa + Indirecta = PIB turístico) de 106.159 millones de euros respecto de 2019. Supone un 67% del total de caída del PIB, que estima el Banco de España para el conjunto de la economía española en 2020.

• Esta caída de actividad turística para el conjunto de 2020 se concentra en Baleares (-82,6%), Cataluña (-74,8%), la Comunidad de Madrid (-72,0%), la Co. Valenciana (-67,2%), Andalucía (-66,2%), Canarias (-65,8%) y el resto de CC.AA. (-62,5%).

• De confirmarse esta estimación, los 46.431 millones finales de euros de actividad directa + indirecta (PIB turístico) en 2020 se situarían en los mismos niveles del año 1995. Es decir, un retroceso de 25 años en la historia del sector turístico español.

• Esta realidad supone un problema, que trasciende a la realidad turística y que afecta a elementos estructurales del sistema económico español en los que el turismo juega un papel clave por sus efectos arrastre como: las ventas de empresas proveedoras, el desempleo en colectivos con los mayores problemas de inserción, que el turismo ha mitigado creando más trabajos en los últimos años, la caída de los ingresos fiscales (-7.667 millones solo en 2020), la cobertura del servicio de la deuda externa (50 mil millones de media en los últimos 20 años: Bajará a 16 mil millones en 2020) o la cohesión territorial.

• Las expectativas empresariales de recuperación de la actividad turística a niveles “Pre Pandemia “hoy se han atrasado. De estimarse en junio de 2020, por un 51,2% de empresarios, que a mitad de 2021 se iniciaría la recuperación, hoy son solo un 10,2 % los empresarios que atisban una recuperación en el 2021, un 46,1% la ven en 2022 y un 43,7% en años posteriores.

• De hecho, esa larga duración antes de visualizarse la recuperación de los niveles de actividad turística “pre pandemia” y las nuevas y crecientes caídas de actividad turística que aún se prevén a corto, anticipan el inicio de un proceso de destrucción masiva de empleo, que puede afectar a los 750 mil empleos turísticos que calculamos estarán en juego a fines del año 2020.

Por el indispensable plan de rescate potente del sector turístico español a corto, que de certidumbres

Las dramáticas perspectivas para el cuarto trimestre de 2020 y la muy reducida visibilidad para el primer semestre de 2021 exigen de la mayor urgencia, concreción de medidas y sobre todo, dotación presupuestaria para ayudas directas, como en otros países, para salvaguardar la existencia del mayor número de empresas y negocios viables del sector turístico español. Medidas que venimos reclamando en EXCELTUR, con muy baja receptividad, lentitud e intensidad real, desde que presentamos en mayo al Gobierno y a la Comisión de Recuperación del Congreso, el PLAN RENACER TURISMO ESPAÑOL 2020-2023, medidas a las que últimamente se han adherido y vienen asimismo solicitando otros actores y asociaciones del sector turístico.

 A pesar de la última renovación temporal “in extremis” del esquema de los ERTEs, solo hasta el 31 de enero de 2021, con una cierta mejora de las condiciones para buena parte de la cadena de valor turística, dichos ERTES aún no responden a todas las necesidades específicas del sector (Ej. mantenimiento obligado del empleo durante 6 meses, incluso para fuera de temporada). Por otro lado, y en paralelo, buena parte del empresariado turístico se enfrenta a su vez a muy graves y crecientes problemas de liquidez y supervivencia a muy corto plazo, ante la cada día más incierta, dramática y acelerada caída del nivel de ingresos.

La actual situación del sector y su supervivencia a corto requiere de nuevas medidas distintas a las vigentes y no se resolverá con iniciativas parche de baja dotación e impacto, o generando expectativas prometedoras que no dependen al 100% de España, sobre todo en comparación con las potentes ayudas de salvamento a fondo perdido, adoptados por múltiples países de la UE donde el turismo tiene menos peso. La extrema gravedad actual del sector, por causas sobrevenidas, se sitúa al nivel de la sufrida por otros sectores de nuestra economía, que en su día lograron grandes apuestas selectivas de Estado, como a la siderurgia en los 80,s, a la banca en 2012 o al sector agrario ante sus múltiples desastres naturales, que no generaron agravio comparativo alguno.

 Es urgente, por tanto, el diseño y sobre todo la rápida implementación sin más dilación de un Gran Plan de Rescate y consolidación competitiva de las empresas turísticas viables, que a su vez facilite la salida gradual de las no viables. Este plan debe contemplar medidas realmente específicas y ayudas directas para el sector, frente a las generales para toda la economía que ha impulsado hasta el momento el Gobierno y de las que el turismo se ha favorecido básicamente en la parte alícuota, según su peso en el PIB. Entre otras, aparte de controlar prioritariamente la extensión del virus para potenciar el clima de confianza en España, generar demanda externa cuando la pandemia lo permita, vía la negociación diplomática bilateral que garantice sin vuelta atrás, corredores regionales con países emisores vía test en origen, o a la llegada y salida de nuestros nodos de transporte clave.

 En paralelo y para asegurar el mayor escudo de liquidez que evite cierres y/o inminentes suspensiones de pagos, aparte de reformas de la Ley Concursal, y alargamiento de los Erte,s hasta idealmente, fines de 2021, se precisan otras medidas sustitutivas de los préstamos ICO, para resolver carencias de ingresos, aunque aquellos en cualquier caso, debieran pasar a tener periodos de carencia y amortización más largos.

 En síntesis, ayudas directas para asegurar liquidez y viabilidad empresarial e impulsar la generación de mejores márgenes e ingresos vía estímulos de demanda, como bonos de viaje para la interna y reducción de costes, vía bajadas de impuestos y tasas, viendo que parte de los recursos precisos, pudieran venir de algún programa de ayudas UE. Se trata de un Gran Plan que asegure la supervivencia empresarial y que debería contar con 10 medidas concretas y urgentes:

Para Generar Ingresos:

1. Garantizar por encima de todo el control regional de la pandemia y facilitar la mayor movilidad internacional con pruebas (PCR o antígenos) a la entrada y/o a la salida de los nodos de transporte (aeropuertos, puertos y AVE)

2. Mejorar la comunicación externa de los avances contra la pandemia, que eleve la imagen de marca /seguridad país

3. Invertir en campañas de conectividad con touroperadores y LL.AA unido a máximas facilidades en aeropuertos para el control de COVID, minimizando costes y tasas de AENA para ver de recuperar la máxima cantidad de capacidad aérea

4. Introducir bonos o formulas equivalentes a nivel nacional, que complementen los programas regionales de estímulo de demanda interna ya existentes, manteniendo su vigencia hasta mínimo junio 2021

5. Aplicar una bajada del IVA al 5% hasta junio 2021

Para reducir o compensar gastos:

6. Crear un nuevo Fondo de Rescate de Empresas Turísticas, distinto del de la SEPI,para facilitar ayudas directas a PYMES

7. Extender el período de carencia de los préstamos ICO vigentes a mínimo dos años y su periodo de devolución a diez.
1. Reducir impuestos y tasas autonómicas y locales (IBI, IAE) e implantar ayudas a ese nivel regional/local para asegurar la viabilidad/ más rápida reconstrucción competitiva del sector.

2. Para evitar ERES, permitir flexiguridad de plantilla sin la cláusula de 6 meses de mantenimiento de los ERTEs actuales.

3. Ampliar a 2 años la moratoria de deudas hipotecarias de empresas de los diversos subsectores turísticos y facilitar la renegociación/bajada de alquileres mientras duren las restricciones e inactividad por COVID.

Se trata de medidas a corto que habrán de combinarse con aquellas otras de medio y largo plazo dirigidas a invertir en el gradual reposicionamiento competitivo y diferencial de una oferta turística más experiencial, basado en apuestas más sostenibles y apoyadas en la digitalización, que desde EXCELTUR hemos venido defendiendo y que los Fondos de la UE Next Generation deben ayuda a impulsar. (EXCELTUR las tiene igualmente referenciadas y detalladas en un documento “ ad hoc” colgado en nuestra web).