La Costa Tropical se reafirma como un ‘rincón’ privilegiado

También puede interesarte ...

La Costa Tropical se reafirma como un ‘rincón’ privilegiado

 
Veintiséis, contando a las pedanías, son los municipios que constituyen el trópico de Europa, que limita en su extremo oriental con Adra, en la provincia de Almería, y con Nerja, Málaga, en el occidental. El potencial turístico y agrícola de la zona es superlativo, pero desgraciadamente aún está por desarrollar hasta sus últimas posibilidades. 
Frutas como la chirimoya, el aguacate, el mango o la papaya se cultivan a lo largo de toda la Costa Tropical, y año tras año las cifras de ventas nacionales y exportaciones se incrementan y mejoran sus rendimientos.
Municipios 
 Fundado por los fenicios unos mil años antes de Cristo, Almuñécar es la localidad más antigua de la Costa Tropical y un lugar cargado de historia. Sus playas son extensas y variadas, desde las más populosas hasta las pequeñas calas y desde las castizas hasta las naturistas. Posee varios tramos de un acueducto de época musulmana y un castillo árabe de gran interés ubicado entre sus intrincadas calles de casas blancas. Además, cada verano celebra el Festival de Jazz de Almuñécar, que reúne a las figuras actuales más relevantes de este estilo de música universal e imperecedero.
Junto a un mar de aguas tranquilas y cristalinas, la milenaria Almuñécar  desciende de la antigua colonia fenicio-romana de Sexi, y sus habitantes son conocidos todavía como sexitanos.
Perteneciente a Almuñécar se encuentra La Herradura, localidad de gran relevancia turística. Es el segundo núcleo de población de este municipio,  con unos 3.000 habitantes, y destaca por su impresionante bahía, que constituye un importante centro de actividades subacuáticas. Encajada entre la Punta de la Mona al este y el Peñón de Cerro Gordo al oeste, la playa está situada en una zona privilegiada protegida de los vientos de levante y poniente. 
Fue en estas costas donde un fuerte temporal `atacó´ de forma imprevista a las naves de la Armada Invencible, cuando se dirigían al reino de Nápoles y Argel. En su intento de resguardarse se acercaron a la Bahía de la Herradura, pero un cambio de viento hizo que unas naves chocaran contra otras con el triste resultado de 5.000 muertos. Un monumento recuerda el fatal suceso que ocurrió el 19 de octubre de 1569. 
En La Herradura , además, se encuentra el Puerto deportivo de Marina del Este.
Motril es la ciudad más grande y la capital de la comarca. De hecho, es la segunda ciudad de mayor tamaño de la provincia, después de la capital. Tiene 60.000 habitantes y numerosos atractivos, como su club náutico, el puerto deportivo y una oferta de playas de excelente calidad y para todos los gustos: familiares, de difícil acceso, nudistas, casi vírgenes... Es la puerta al mar más cercana para Granada y Jaén, y su puerto es un importante centro de comunicación.                                                               Cuenta también con el campo de golf Los Moriscos, de 18 hoyos, situado en Playa Granada.. Entre sus monumentos destacan la Iglesia Mayor de la Encarnación y el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, construido sobre el antiguo palacio de recreo de la reina Aixa, madre de Boabdil, el último monarca de la dinastía Nazarí.
Salobreña se convierte en la imaginación del visitante en una gran montaña de terrones de azúcar. Sus pequeñas casas blancas y cúbicas se arremolinan frente al mar alrededor de una colina coronada por un monumental castillo árabe. Desde la cima se pueden contemplar, en un solo golpe de vista, deliciosas panorámicas sobre Sierra Nevada, el Mediterráneo y una fértil vega. El turismo es la fuente principal de su economía, con varios hoteles y zonas residenciales en la playa y en el monte. En 2016 comenzaron las obras para la construcción nuevos hoteles en la zona conocida como el peñón, hecho que pretende dar un nuevo impulso a la economía del municipio.
Otra actividad económica importante es la agricultura, en la que destaca el cultivo de frutas subtropicales como la chirimoya, el aguacate, el mango, etcétera. A partir del año 2006 se puede dar por desaparecido el cultivo de la caña de azúcar, que se venía cultivando en la zona en los últimos 1.000 años, desde los árabes y de las cuales sólo quedan restos de plantaciones privadas en la vega para uso doméstico. También se cultivan hortalizas, frutos de invernadero y flores de temporada. Contaba también con una fábrica de azúcar y aguardientes de caña.