“Las palabras del ministro Garzón sobre el turismo revelan que no tiene ni idea”

Entrevista a Miguel Sánchez, presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de la Andalucia (CEA)

El presidente del Consejo de Turismo de la CEA, Miguel Sánchez, le invita a “informarse antes de hablar”

Las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, al referirse al turismo como una actividad “estacional, precaria y de bajo valor añadido”, han caído como un auténtico jarro de agua fria sobre un sector que genera cerca del 13 por ciento del PIB a nivel nacional y en torno al 14 por ciento del PIB andaluz. Al hilo de sus palabras, HOSTELSUR ha querido conocer la opinión del presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de la Andalucia (CEA), Miguel Sánchez, quien en la siguiente entrevista se manifiesta al respecto, así como de otras cuestiones de actualidad para el sector.

En primer lugar, nos gustaría conocer su opinión sobre las declaraciones que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha realizado con respecto al sector turístico en el Congreso de los Diputados, donde sostenía que el turismo es un sector “de bajo valor añadido” y una actividad “precaria y estacional”.

Me parece que son como mínimo totalmente desafortunadas. Son unas declaraciones que a mí me extrañan de una persona que es de Málaga y que sabe lo que significa el turismo para esta provincia, que se traduce en un 14 por ciento del PIB y aproximadamente 280.000 personas trabajando directa e indirectamente en la industria turística. De esta forma, solo por respeto a todas esas personas trabajadoras y a las que hemos luchado en la Costa del Sol para que exista este potencial turístico que tenemos, le tenía que dar vergüenza decir eso.

Lo que me demuestra con su intervención es que o no tiene ni idea de qué es Málaga, o no tiene ni idea de lo que significa su turismo. Estamos hablando de la primera industria a nivel mundial, donde desde hace unos años para acá cualquier parte del mundo se ha convertido en receptivo de turismo. Después de que estamos todos los andaluces hablando de la fortaleza del turismo y el sector tan variado que tenemos, sorprende que un ministro malagueño diga esta barbaridad. Yo al señor Garzón le diría que antes de hablar de una cosa tan importante, se informe de qué significa el turismo para nosotros.

¿Como está la situación turística con respecto al escenario actual del sector en términos de hostelería, aperturas de playas, estancias y alojamiento en hoteles u otros servicios como el  catering y la restauración?

La situación ya sabemos la que es, con toda la industria turística cerrada al igual que otros sectores, aunque nuestra situación va a tener una recuperación mas tardía con respecto a otras industrias, sobre todo en el ámbito de alojamiento vacacional, donde tardaremos más en recuperar el funcionamiento normal.  A pesar de todo, la buena noticia es que los contagios van disminuyendo. Yo pienso que si en estas semanas pasamos a la fase 1 y la fase 2 y conseguimos a través de la responsabilidad que no haya un repunte, poco a poco se irán normalizando las cosas.

Ahora mismo se ha mandado el protocolo de sanidad que lo estábamos esperando para toda la industria y también estamos esperando el de playas, ya que para nosotros el 70 por ciento del turismo que recibimos en Andalucía es alojamiento de sol y playa. Es importantísimo que lo tengamos controlado y además que podamos comunicarlo a los usuarios y a nuestros clientes, para que estén tranquilos en el tema de las playas y para que esté controlado a nivel sanitario al igual que lo va a estar en el ámbito de las empresas.

Estamos en un mar de dudas continuamente porque es muy difícil poder pronosticar. Yo pienso que, si no hay repuntes en España ni en el resto de los países, si empiezan los vuelos a funcionar y el transporte aéreo se pone en marcha, empezaremos a recibir turistas. De todas formas, la temporada que se avecina será tremendamente baja, si bien podemos aprovechar alguno de los tres o cuatro meses de verano. Nosotros tenemos confianza en el mercado nacional cuando haya libertad de movimiento dentro de las regiones y ese es principalmente con el turismo que contamos. En cuanto al mercado europeo, este va a depender de que no haya repuntes y se den las condiciones de seguridad que se requieren para que la gente esté tranquila y se sienta segura para venir a pasar sus vacaciones.

En este sentido, las últimas informaciones que se han ido publicando en torno a las aerolíneas internacionales y tras lo comunicado por el Gobierno central recientemente, se requiere que los extranjeros que vengan a España pasen un periodo de cuarentena de 14 días. ¿Qué opinión le merece esta medida?

Esta es una medida temporal mientras esté declarado el estado de alarma, después solo sería aplicable para los extranjeros que tienen residencia en nuestra comunidad o en España, pero aplicarlo al turismo vacacional sería imposible porque no vendría absolutamente nadie. De todas formas, esta medida parece ser que ayer se modificó por lo tanto no es oficial, al igual que lo que se habló  en Bruselas sobre ese corredor turístico. Estamos esperando a que vayan aclarándonos estas medidas y los distintos planes que están elaborando, pero repito que la medida de la cuarentena para extranjeros será para unos días mientras se controla el pase de las distintas fases y después se eliminará, porque si no ni el transporte aéreo, ni los protocolos de sanidad, ni nada de lo que hemos pensado para nuestras empresas servirían para nada.

Entendemos que la promoción que se avecina de Andalucía junto con la Consejería de Turismo estará primero enfocada al turismo nacional y vacacional. Se está hablando de subvenciones para acoger a esos turistas que podrían estar asociadas al abaratamiento de la habitación o del coste de la estancia. ¿Podría avanzarnos algo sobre este tema?

Desde el Consejo de Turismo de la CEA, en el que están representados once sectores de la industria turística, hemos enviado a la Consejeria de Turismo un documento que recoge esta idea. El consejero nos dio contestación el martes a la petición de bonos turísticos que le pedíamos para subvencionar de alguna forma las estancias en los hoteles andaluces, sobre todo en los primeros meses cuando vayamos abriendo, ya que serán los más difíciles de vender. La respuesta nos pareció muy acertada y se ha trasladado al Gobierno central para poder deducir en el porcentaje que se acuerde en la declaración de la renta del próximo año la factura de las vacaciones. También nos dijo que si el Gobierno central no podía aceptarlo, lo haría solamente la Junta de Andalucía con cargo al IRPF del año 2020. Esto no cabe duda de que es un tema que consideramos muy importante desde el sector, es una idea estupenda y muy fácil de controlar para el usuario y la administración.

Otro de los temas que nos preocupa es la liquidez de las empresas, porque independientemente de los meses que vamos a estar cerrados y sin facturar ni un euro, cuando empecemos a funcionar los primeros meses van a ser catastróficos, con unas pérdidas incalculables y con el agravante de que estamos al principio de la temporada y no contamos nada más que con el mercado nacional, siempre que haya capacidad de movimiento dentro de España, y el internacional si es que el transporte aéreo se pone en marcha. Por ello, uno de nuestros mayores problemas que se nos presenta es el de la liquidez y eso es lo que estamos hablando ahora con las administraciones para ver si podemos obtener avales o bien una empresa modelo fondo reembolsable de manera que podamos salvar las empresas y los puestos de trabajo.

Por último, ¿alguna cuestión que le gustaría añadir?

Sí, el tema de la promoción fue otra de las peticiones que le hicimos al consejero. Hay que hacer una campaña muy fuerte dedicada directamente al consumidor e insistir en que Andalucía es un destino seguro donde vamos a cumplir todos los protocolos de sanidad. Necesitamos no solamente decirlo, sino cumplirlo para que el cliente tenga esa confianza y pueda venir con tranquilidad a nuestra comunidad.

Otro asunto importante es el de los ERTE, que se han ampliado hasta el 30 de junio y esto  es válido para una parte de la industria, pero para otra no. Como ya he dicho antes, no vamos a poder abrir todos los hoteles y por ello necesitamos poder quitar al personal que no podemos llamar porque no tenemos productividad y que necesitan estos ERTE para que puedan tener cubiertas sus necesidades y su sueldo. Además, a través de esta medida las empresas reducen una parte del coste de explotación muy importante, que ahora mismo es lo que les evita poder ir abriendo. Por lo tanto, los ERTE y la liquidación son los temas más importantes que resolver para la industria turística en general.