Lavandería Industrial Diego: garantía de servicio y buen hacer

Lavandería Industrial Diego (LID) es un negocio familiar ubicado en Alhaurín de la Torre (Málaga) dedicado al lavado industrial, que acumula más de 20 años dando servicio a hoteles, restaurantes y empresas industriales, contando entre sus clientes con empresas de gran prestigio.

Lavandería Industrial Diego fue fundada en 2004 y desde entonces ha ido creciendo y ha pasado de una capacidad de producción inicial de 12.000 kilogramos diarios a los 45.000 kilogramos diarios actuales.

En 2015, y para diversificar su actividad, creó Aliría, dedicada al renting de lencería. Sus instalaciones se encuentran contiguas a LID y entre ambas suman una superficie de más de 3.000 metros cuadrados, con lo que en conjunto prestan un completo servicio en el sector de la lavandería industrial.

Lavandería Industrial Diego presta servicio a toda Andalucía, fundamentalmente en la zona occidental, con un servicio rápido y eficiente que en provincias como Cádiz, Sevilla y Huelva se presta a través de colaboradores. El reto se seguir creciendo y según indica el gerente de la empresa, Diego Delgado, “queremos seguir creciendo y ampliar nuestro ámbito de actuación también a la zona oriental de Andalucía”.

LID es fiel desde sus inicios a la maquinaria de la marca Girbau, con la que trabaja “porque nos ofrece la mejor garantía del mercado”, asegura Diego.

Con el objetivo de seguir mejorando, LID ha realizado recientemente una inversión de más de 300.000 euros en nuevos sistemas de lavado, dosificaciones y productos para mejorar la calidad de su servicio.

La actividad que realiza esta firma se realiza con el máximo respeto al medioambiente, utilizando para ello productos ecológicos y con medidas como es la reducción de la temperatura de lavado, con lo que se prolonga la vida útil de la ropa y se rebaja el consumo de gas y por ende, la contaminación.

Actualmente LID da empleo a una media de 70 personas, una cifra que en plena temporada alta puede llegar a los cien trabajadores, contribuyendo así a crear riqueza en lugar de implantación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *