Mesón San Cayetano: más de veinte años engrandeciendo la cocina

Ubicado en Churrriada de la Vega (Granada), la historia de Mesón San Cayetano está indudablemente a la de sus propietarios, Benjamín Rodríguez y Maribel Sánchez. La trayectoria de él en el sector de la restauración comenzó en Restaurante Chikito de la mano de dos grandes que fueron sus maestros y a los que recuerda con gratitud y cariño: Luis Oruezábal y Antonio Torres.

Con más de dos décadas a sus espaldas, este establecimiento ha ido evolucionando poco a poco, apostando por una cocina andaluza tradicional, basada en productos de primera categoría y muy frescos, jugando mucho con los de temporada, y el esmerado servicio que desde siempre le ha caracterizado. Esto es algo que no ha pasado desapercibido para sus clientes, que les han apoyado y acompañado durante este tiempo, gracias a lo cual el negocio se ha ido ampliando y a día de hoy cuenta con un reconocido prestigio. “Hemos pasado tiempos buenos y otros no tan buenos, pero gracias al trabajo realizado lo hemos ido superando”, afirma Benjamín Rodríguez, que se muestra “orgulloso de estar en la posición que estamos”.

Aunque ha evolucionado, Mesón San Cayetano no ha perdido ese carácter familiar que siempre le ha definido. Junto a Benjamín trabajan su mujer, Maribel Sánchez, que es la responsable de cocina, y sus hijos, Benjamín e Iván.

En lo gastronómico, Mesón San Cayetano desarrolla una cocina típicamente granadina y andaluza, con platos muy tradicionales a los que se suman otros de autor para que el cliente tenga a su alcance cualquier especialidad. Entre sus especialidades se encuentran el rabo de toro, chuletón, arroces… Además, periódicamente ofrece platos de cuchara como el cocido o las fabes y es conocido por organizar diferentes jornadas gastronómicas. En este sentido, destacar que en este mes de enero celebra las jornadas de la Olla de San Antón, que es un plato que también puede disfrutarse el resto del año bajo pedido. Más adelante tendrán lugar las jornadas del cocinillo, las del monólogo, las de Master Chef… con la idea de dar a degustar platos que normalmente no se encuentran en su carta.

No menos importante es la carta de vinos, con referencias de las diferentes denominaciones de origen nacionales que se van cambiando periódicamente “para que la cliente no se canse y puedan maridar la mejor comida con el mejor vino”. 

Las instalaciones del establecimiento se componen de dos salones y terraza y su futuro pasa por “seguir avanzando, manteniendo nuestra razón de ser y la esencia de nuestra gastronomía”, afirma este profesional que espera poder ir dejando poco a poco las riendas del negocio en manos de sus hijos.

Fuera de las instalaciones de Mesón San Cayetano, Benjamín Rodríguez es conocido por su faceta solidaria y su apoyo a la gastronomía de la provincia, en colaboración con buenos amigos del sector, como Diego Morales, junto a quien ha realizado diversas iniciativas gastronómicas a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer o para luchar contra la diabetes infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *